Los animales son usados por los seres humanos para producción de vestimenta y alimentos, para testeo de productos médicos y cosméticos, para transporte de personas y de cargas pesadas, y para la exposición en zoológicos y acuarios. También con fines de entretenimiento en circos, corridas de toros, peleas de perros y doma, deportes tales como la pesca y las carreras, y con fines bélicos, entre otros.

La mayoría de las personas estamos de acuerdo en que está mal causar sufrimiento innecesario o muerte a los animales. O, por lo menos, que no deberíamos hacerlo solamente porque obtengamos placer o diversión, o porque sea práctico, o porque sea una simple costumbre.

Pero casi todo el uso que se les da a los animales no puede justificarse por otra razón que no sea placer, entretenimiento, practicidad o hábito.

ojos

Todos estos usos resultan en sufrimiento y muerte para los animales y son totalmente innecesarios. La mayor parte de este uso es para alimentación.

“Erase un humano que, por un breve espacio de tiempo, pudo escuchar hablar a los animales. No ha dejado de llorar desde entonces.”

Iván Sáinz-Pardo - Escritor

En las próximas páginas ahondaremos en las formas en que son explotados los animales en la actualidad y lo que podemos hacer al respecto.